Información de Pediculosis - Eliminar Piojos



¿Qué son los Piojos?

Los piojos son unos diminutos insectos parasitarios y desprovistos de alas (no pueden volar ni saltar de cabeza en cabeza) que viven entre el cabello de los seres humanos y se alimentan de cantidades sumamente pequeñas de sangre que extraen del cuero cabelludo. Los piojos son un problema muy habitual, sobre todo en los niños. Son contagiosos, molestos y muchas veces muy difíciles de eliminar.


Signos de que un niño tiene piojos

A pesar de su diminuto tamaño, los piojos se pueden ver a simple vista. He aquí lo que deberá buscar en la cabeza de su hijo:

 Huevos de piojo (denominados "liendres"). Antes de salir del cascarón, tienen el aspecto de puntitos amarillos, marrones o de color mostaza. Los piojos sueltan sus huevos sobre hebras de cabello cerca del cuero cabelludo, donde la temperatura es perfecta para que se mantengan calientes hasta el momento de nacer. Las liendres parecen una especie de caspa, con la salvedad de que no se pueden eliminar simplemente cepillando o sacudiendo el cabello.
Los huevos de piojo rompen el cascarón al cabo de entre una y dos semanas de la puesta. Al nacer, la cáscara externa se ve blanca o transparente y sigue firmemente adherida a la hebra de cabello donde se soltó el huevo.

Piojos adultos y ninfas (piojos inmaduros). Un piojo adulto no es más grande que una semilla de sésamo y su color oscila entre el blanco tirando a gris y el canela. Las ninfas son más pequeñas y se convierten en piojos adultos aproximadamente al cabo de una a dos semanas de romper el cascarón. Si los piojos no se tratan, este proceso se repite aproximadamente cada tres semanas. La mayoría de los piojos se alimentan de sangre varias veces al día y pueden sobrevivir hasta dos días fuera del cuero cabelludo.

Rascado. Cuando los piojos muerden el cuero cabelludo, llega la picazón y el rascado. Se trata de una reacción a la saliva de los piojos. De todos modos, el picor no siempre empieza de inmediato, es algo que depende de lo sensible que sea a los piojos la piel del niño. A veces, los niños tardan varias semanas en empezar a rascarse. De todos modos, se pueden quejar de que tienen cosas moviéndose o haciéndoles cosquillas por la cabeza.

Pequeños bultitos rojos o llagas provocadas por el rascado. A algunos niños, la piel del cuero cabelludo solo se les irrita levemente, mientras que hay otros que desarrollan erupciones más molestas. Rascarse en exceso puede provocar infecciones bacterianas (esto puede provocar inflamación de los ganglios linfáticos, así como enrojecimiento y molestias en la piel, que puede supurar y cubrirse de costras), si esto sucediese es aconsejable que visite al pediatra, siendo posible que recete un antibiótico por vía oral.


¿Son contagiosos?

Los piojos son muy contagiosos y se propagan rápidamente de una persona a otra, sobre todo en contextos grupales (colegios, guarderías y demás centros educativos, fiestas de pijamas, actividades deportivas, campamentos de verano, etc.).
Aunque no pueden volar ni saltar, estos diminutos parásitos tienen unas pinzas especialmente adaptadas que les permiten adherirse al cabello y aferrarse firmemente a sus hebras. Se contagian sobre todo a través del contacto cabeza con cabeza, pero la conducta de compartir ropa de vestir o de cama, peines, cepillos y gorros también favorece el contagio. Los niños son más proclives a tener piojos que los adultos porque tienden a establecer más contacto físico entre sí y a compartir más objetos de uso personal.
Tal vez se pregunte si sus mascotas pueden contraer piojos y contagiárselos después a su familia. Tenga la seguridad de que las macotas NO pueden contraer piojos, contagiárselos a las personas ni viceversa.

 

¿Deben dejar de ir al colegio los niños que tengan piojos?

La respuesta es NO, los niños que tengan este tipo de parásitos pueden hacer una vida completamente normal. Mientras están en el colegio, los niños deben evitar el contacto cabeza-cabeza con otros niños.

 

Cómo prevenir la reinfestación

Las siguientes son algunas pautas sencillas para deshacerse de los piojos y de sus huevos, así como para ayudar a prevenir posibles reinfestaciones:
  • Lave toda la ropa de cama y de vestir que se hayan puesto hace poco los miembros de la familia que tengan piojos con agua muy caliente (60 ºC) y luego, si dispone de secadora, séquela utilizando un ciclo caliente durante por lo menos 20 minutos.
  • Lave en seco cualquier cosa que no se pueda lavar con agua y jabón (como algunos peluches). O bien guárdelas en bolsas cerradas herméticamente durante por lo menos tres días.
  • Pase la aspiradora por todas las alfombras y moquetas, así como por los muebles tapizados (tanto en su domicilio como en el coche) y tire luego a la basura la bolsa de la aspiradora.
  • Ponga en remojo (agua muy caliente con vinagre o alcohol) los utensilios relacionados con el cuidado del cabello, como peines, cepillos, pasadores, diademas, gomas y cintas para el cabello, durante una hora.

Puesto que los piojos se contagian fácilmente de una persona a otra en el entorno doméstico, todos los miembros de la familia donde haya por lo menos un infestado, deberían tratarse para prevenir posibles reinfestaciones.